Por fin… Por fin descubro que el dinero sí da la felicidad. Con esta frase, que por cierto todo el mundo reniega de ella, nadie dice que el dinero sea lo más importante del mundo, simplemente que tener dinero genera felicidad. Y yo estoy de acuerdo con ello.

Mucha gente que conozco (pienso que no dicen la verdad) aseguran que no serían más felices con dinero, que no quieren una casa grande, ni un vestidor repleto de ropa, ni ir cada fin de semana a cenar fuera, ni comprar en tiendas de marca, ni comer en restaurantes de lujo. Pues bueno, por favor, pido que no sea a ellos a quienes les toque la lotería. Por favor, que me toque a mí. Yo sí quiero disfrutar de todos esos placeres de la vida sin mirar ni un precio.

Yo sí sabría disfrutar del dinero junto a mi familia, mis amigos, mi pareja, mis hijos. Yo sí quiero tener una casa grande, un coche de lujo, ropa cara, viajar en primera clase y un yate si hace falta y me sobra algo. No lo digo en broma, y apuesto que no oiréis nunca a nadie que diga esto. La gente abre las revistas del corazón y critica todo aquello lujoso que vale millones. ¿Por qué? ¿qué hay de malo en gastarse el dinero si uno lo tiene?

A menudo oigo “yo no me gastaría 1000 euros en un bolso”. Mentira. Por supuesto que te lo gastarías si tuvieras cientos y miles de millones de euros. Probablemente nadie realmente pobre se gastaría 50 € en un bolso, en un jersey , en unos zapatos. Lo vería tirar el dinero, lo verían innecesario. Y es probable que todos los que leamos este post lo hayamos echo alguna vez. Todo va en función del nivel adquisitivo que tengamos en ese momento. Cuando vamos mal de dinero 20€ para cenar nos parecen mucho, pero cuando vamos mejor y viene una ocasión especial nos gastamos 100 € y los disfrutamos.

Cuando tienes dinero para comer, para vestirte bien, para ir de viaje, para estudiar, para pagar todos los gastos mensuales y aun así te sobran… no sé… 20.000€ al mes, es probable que no te sepa mal gastarte 1000€ en un bolso, en unos pantalones o en ir a cenar a un buen restaurante. Por lo tanto, creo que deberíamos criticar menos, y sobretodo no criticar algo que en el fondo todos sabemos que desearíamos. Mucha gente creo que se auto-engaña, supongo para no sentirse tan mal con su propia vida y asegura que no les gustaría tener mucho dinero, “el justo para un piso, un coche y algo para ahorrar”. Y por qué no tener para una casa, 2 coches, estudios para tus hijos, viajes cada año, montar tu propio negocio, ayudar a tu familia, donar dinero a alguna ONG…

No nos engañemos, el dinero va bien, ayuda y da felicidad. Todas las cosas que nos gustan hacer, comprar, comer, ver, etc cuestan dinero, todas. Es evidente, y no hace falta decirlo pero por si acaso lo diré, que la salud, la familia, los amigos y muchas cosas más, son mucho más importantes que el dinero, pero nadie esta juzgando ésto. Nadie nos está diciendo que tengamos que escoger entre salud o dinero. Tan solo hay que ser sinceros y afirmar con total tranquilidad y sinceridad que el dinero sí da la felicidad.

 

Siempre en línea,

Lilium

 

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone